Bajo el marco del proyecto de investigación: Mapas conceptuales: una herramienta para el aprendizaje significativo en matemática (Disp. CyT Nº 020/10 – UNPSJB)

Entradas etiquetadas como ‘características’

Construcción de mapas conceptuales en nivel secundario

ANÁLISIS DE MAPAS CONCEPTUALES ELABORADOS POR
ESTUDIANTES DE LA OCTAVA SERIE(14-15 AÑOS)
DE LA EDUCACIÓN BÁSICA: INICIACIÓN Y CONSOLIDACIÓN

 Ariane Baffa Lourenço & Regina Raquel Gonçalves Cavalcanti,
Instituto de Física, Universidade de São Paulo, Brasil

Antonio Carlos Hernandes,
Instituto de Física de São Carlos, Universidade de São Paulo, Brasil

Dácio Rodney Hartwig,
Universidade Federal de São Carlos, Brasil

 Concept Maps: Making Learning Meaningful
Proc. of Fourth Int. Conference on Concept Mapping
J. Sánchez, A.J. Cañas, J.D. Novak, Eds.
Viña del Mar, Chile, 2010

 ________________________________________________________

En el artículo presentado en el Cuarto Congreso Internacional de Mapas Conceptuales se relata un trabajo cuya finalidad era el análisis de la manera en que veinticinco estudiantes de entre 14-15 años de una escuela pública de Brasil elaboran mapas conceptuales sin experiencia previa en ello. El tema escogido fue el de la arcilla, considerado relevante para el grupo de estudiantes y facilitador de un trabajo interdisciplinario, convocando entre otras a las siguientes áreas: física, química, historia y geografía.

Los mapas conceptuales constituyen una herramienta conformada por conceptos ligados por palabras que conforman proposiciones simples que evidencian el significado de la relación conceptual. Tienen carácter jerárquico en tanto vinculan conceptos más generales, ubicados con frecuencia en la parte superior, con conceptos más específicos, ubicados en la parte inferior del mapa. Presentan un carácter vivo en tanto en cualquier momento del proceso de aprendizaje un concepto puede ser elevado a una posición superior o mantener su estatus en el mapa.

El uso de mapas conceptuales está ampliamente difundido, destacándose en el ámbito educativo como identificadores de ideas previas, herramientas de visualización y de construcción de conocimiento conceptual, promotores de reflexión sobre la estructura cognitiva y el proceso de producción de conocimiento, organizadores de la estructura de textos de libros didácticos, entre otros. También adquieren relevancia como herramienta de evaluación de los aprendizajes.

En el artículo los autores rescatan los orígenes del mapa conceptual de la mano de Joseph Novak y bajo la inspiración de tres principios de la teoría del Aprendizaje Significativo de Ausubel:

  • el  aprendizaje significativo implica la asimilación de nuevos  conceptos y proposiciones en la estructura cognitiva ya existente,  que resultan en modificaciones,

  • el  conocimiento se organiza jerárquicamente en la estructura del  individuo, y en la medida en que se aprenden nuevos conceptos éstos son organizados en la estructura jerárquica ya existente y

  • el conocimiento adquirido por aprendizaje memorístico no se asimilará en la estructura cognitiva, ni modificará las estructuras de proposiciones ya existentes.

Además, se destaca la importancia de que el material a ser trabajado resulte potencialmente significativo para el estudiante, quien debe contar con una predisposición positiva para trabajar y relacionar conceptos con los que ya posee, y que las clases sean planificadas bajo un criterio de diferenciación progresiva y procuren la reconciliación integradora de los conceptos.

Para explorar entonces los conocimientos previos de los estudiantes se realizó un cuestionario con cuestiones del tipo disertación sobre los temas centrales a trabajar. Superada esta etapa se procedió a iniciar a los estudiantes en la generación de mapas conceptuales. Siguiendo las actividades sugeridas por Novak se comenzó con la elaboración de un mapa conceptual en el pizarrón sobre un tema conocido (el agua), a través del cual los alumnos aprendieron a distinguir entre conceptos y palabras de enlace. Posteriormente fueron los propios alumnos quienes realizaron un mapa conceptual a partir de un texto breve sobre otro tema (vertebrados). En cada etapa se discutió y reflexionó con el grupo en su totalidad los problemas presentados en la confección de los mapas y las estrategias para resolverlos.

Superada la etapa de aprendizaje en la creación de mapas conceptuales se comenzó con el curso propuesto acerca de la arcilla, de modo que al finalizar los estudiantes debieron realizar mapas conceptuales que presenten las transformaciones físicas y químicas que ocurren en la producción de la cerámica, que posteriormente fueron comparados por los docentes con un mapa conceptual elaborado por expertos, al cual los estudiantes no tuvieron acceso, elaborado a través del software Cmap Tools.

Es importante rescatar de la experiencia que en la etapa de aprendizaje en la elaboración de mapas conceptuales se detectaron en los estudiantes las siguientes dificultades:

  • ausencia  de palabras de enlace entre conceptos,

  • generalización  de ejemplos,

  • repetición  de conceptos en el mapa.

Las razones que los autores citan para la aparición de estos problemas son:

  • inexperiencia  en el trabajo con Mapas Conceptuales

  • dificultad  para establecer una jerarquía conceptual

  • falta  de conocimiento en el tema.

Es indudable que estos aspectos deben tenerse muy presentes a la hora de trabajar esta herramienta en nuestras clases. Por último, se rescata el mapa conceptual como herramienta para detectar asociaciones erróneas entre conceptos de modo de lograr subsanar este error mediante una etapa de discusión individual con los estudiantes.

Mapas conceptuales y rendimiento académico

LOS MAPAS CONCEPTUALES UNA
ESTRATEGIA PARA MEJORAR EL PROCESO DE ENSEÑANZA APRENDIZAJE  DE LA
NEUROANATOMÍA

Adriana Margarita Flórez Uribe, Jaime Otoniel Ayala Pimentel,
Carlos Arturo Conde Cotes
Universidad Industrial de Santander, Colombia

 Concept Maps: Making Learning Meaningful

Proc. of Fourth Int. Conference on Concept Mapping

J. Sánchez, A.J. Cañas, J.D. Novak, Eds.

Viña del Mar, Chile, 2010

 ___________________________________________________

Este artículo presentado en el Cuarto Congreso Internacional de Mapas Conceptuales explora las mejoras en el rendimiento académico de alumnos de nivel universitario de la carrera de Medicina ante la implementación de la estrategia de uso de mapas conceptuales.

En principio se cita que la metodología utilizada para el desarrollo de las clases en las asignaturas de este área en estudio es de tipo conferencia magistral, la que a pesar de ser efectiva en cuanto a la transmisión de contenidos ya elaborados, presenta debilidades lógicas debido a que están centradas en el profesor que es quien dirige la dinámica, y se observa escasa participación de los alumnos, quienes se limitan a la toma de apuntes y a efectuar esporádicamente una consulta. Como alternativa a este esquema tan marcado en el ámbito universitario se propone aquí experimentar experiencias innovadoras de tipo participativo, que hagan uso de herramientas de carácter constructivo y dialógico.

Los mapas conceptuales son la representación visual, lógica y coherente de la estructura cognitiva de un individuo en relación al conocimiento de un argumento preciso, y están orientados hacia la consecución de aprendizajes significativos y duraderos. Están conformados por tres elementos básicos:

  • Conceptos: que  corresponden a una palabra o una frase nominal muy breve que se  emplea para designar objetos, ideas o eventos, y se colocan  generalmente dentro de un círculo.

  • Palabras de enlace:  sirven para unir los conceptos y señalan los tipos de relación que  existe entre ellos.

  • Proposiciones: son  unidades semánticas constituidas por dos o más términos  conceptuales ligados por una o más palabras de enlace.

Las características más destacadas de los mapas conceptuales son:

  • Jerarquización: los  conceptos están organizados por orden de inclusividad, ya sea por  diferenciación progresiva o reconciliación integradora.

  • Simplificación: esto exige una selección apropiada de modo que el mapa sea una síntesis de los más significativo del tema abordado.

  • Impacto visual: la presentación de los conceptos y sus relaciones debe resultar clara, concisa y vistosa.

En el artículo podrá encontrarse la metodología llevada a cabo en esta investigación. Aquí simplemente se abordarán los aspectos generales ligados a los mapas conceptuales y su uso como herramienta en el nivel universitario.

Para la utilización de los mapas conceptuales se conformaron tres etapas bien diferenciadas. En la primera etapa se explicó a los estudiantes el significado, las características, los propósitos y la forma de construir mapas conceptuales. Se enfatizó la necesidad de consultar textos para comprender mejor los conceptos fundamentales del tema, reflexionar acerca de las relaciones existentes entre ellos y las que podían establecer con conocimientos previos. Se explicó la diferencia entre un mapa conceptual considerado como esquema o como diagrama, de modo que las producciones no resultaran ser simples secuencias lineales de acontecimientos, de datos o de hechos.

En la segunda etapa, el profesor exponía el tema en forma concisa y breve, explicando la metodología a tratar en la clase que podía ser alguna de las siguientes:

  • Entregar una lista  de conceptos sobre los que trabajar.

  • Entrega de mapas conceptuales incompletos, que en ocasiones incluían errores, para que sean reelaborados.

  • Identificación de un listado de conceptos para construir el mapa conceptual.

A continuación los estudiantes por grupos proceden a la lectura de fuentes bibliográficas, y analizan, discuten y organizan las ideas para realizar la tarea propuesta. Por último, se socializan los resultados en sesiones plenarias, se responden dudas, se clarifican ideas y se enriquecen los trabajos con los aportes del grupo total. Esta ultima parte de la clase se complementa con el uso de diapositivas, y en todo momento se induce a la reflexión del proceso seguido.

En la tercera etapa los estudiantes trabajan de manera independiente analizando y evaluando el trabajo realizado en clase, y elaboran un informe que consta de la entrega de tres a cinco mapas dependiendo del contenido temático abordado.

En las conclusiones los autores citan que los mapas conceptuales se constituyen en una estrategia pedagógica que propende por transformar al alumno pasivo-receptor en activo constructor y al docente transmisor en mediador, favorecedor y facilitador del aprendizaje. En el trabajo realizado evidencian que el uso de mapas conceptuales como estrategia para la mejora del rendimiento académico de los estudiantes es una herramienta útil y efectiva, independientemente del tema que sea abordado. Los mapas conceptuales fueron el pilar en la formación y estructuración del conocimiento, lo que permitió una mejora en el rendimiento académico de los estudiantes. Así, se convierten en una herramienta útil en la enseñanza-aprendizaje y en el proceso de conversión de estudiante hacia un sujeto que interactúa, aporta y construye conocimiento.

Internet y las TICs en el aula

Introducción a los organizadores gráficos

Nube de etiquetas